Canal RSS

Busca a Dios violentamente, en oración. Paul Washer. (Transcripción)

Busca a Dios violentamente, en oración.  Paul Washer. (Transcripción)

Título en inglés: “Seek God Violently in Prayer by Paul Washer”(6:43 min puesto por sermonindex) 

http://www.youtube.com/watch?v=dtkF0PhdzY4

… es comunión.  Pero, creo que la mayoría de los cristianos hoy, … tienen un nivel de … expectativas, en cuanto a comunión, tan bajo … tan bajo. 

¿Cuántos de ustedes han pasado … semanas en oración, meses en oración … más de un año en oración, orando tal vez una hora, hora y media, dos horas diarias, clamando … lo que Moisés dice aquí? [Éxodo 33]
‘Dios, no me importa … no me importa si soy un gran predicador, no me interesa ser conocido, … tengo que tenerte a Ti, o moriré’.  Sabiendo que, ¡SÍ!, eres/estás regenerado; ¡SÍ!, el Espíritu de Dios habita dentro de ti … pero que quieres más de Él.  Simplemente lo quieres a ÉL.  No quieres un ministerio; no quieres conquistar esto; no quieres que se te conozca por esto; solamente lo quieres a Él.  Vas a estar contento(a) de/Estarás feliz con decirle: ‘Dale cualquier otro don a cualquier otro amigo que me rodea, pero, dame esta SOLA cosa a mí, aun cuando mi nombre perezca y nadie jamás lo recuerde, ¡dame esta sola cosa!: ¡Conocerte a Ti! ¡Tener comunión contigo, caminar contigo!’

Creo, ¡SÉ!, que cuando una persona pone sus ojos en una base bíblica del conocimiento de Dios … Y, busca a Dios con violencia … en oración: ‘Tengo que tener más de Ti! ¡Tengo que experimentar más de Ti! ¡Debo conocer más de Ti!’, que Dios va a honrar eso.
Pero, se trata de perseverar; es [como] perseguir un ciervo/venado muy, muy veloz.
No crean que van a poner su pie en el bosque y que en el preciso momento que lo hagan van a obtener su premio. Sino que es resistiendo/permaneciendo.  Es buscándolo a Él en oración … incluso en la flaqueza de nuestra oración.

Cuando … cuando llegué a ser cristiano, salía y trataba de predicar en la calle … no hubo nunca, sólo … siempre tenía miedo, nunca hubo audacia, no había nada.  Sólo deambulaba y esperaba tropezarme /toparme con alguien.
Y … en esa época de mi vida alguien me había regalado varios libros, libros muy peligrosos; por ejemplo, Leonard Ravenhill, la autobiografía de George (Jorge) Muller … libros acerca de Hudson Taylor.  Empecé a mirar a esos hombres y me di cuenta de que había algo diferente acerca de ellos.  Aunque, a veces, su teología podía haber sido distinta entre ellos … tenían algo en común, que era asombroso: eran hombres de oración.  John Hyde, de India, lo llamaban ‘Hyde, el que ora sin cesar/parar’.  David Brainerd y las poderosas obras de Dios que vio en Nueva Inglaterra.  Todos estos hombres tenían una cosa en común: ¡(la) ORACIÓN! Algunos eran más reformados -como yo- otros eran más arminianos, pero tenían una cosa en común: ORACIÓN … ORACIÓN.  

Y entonces, con mi fuerza de voluntad, dije: ‘Dios, voy a meterme en este closet ahora mismo, y voy a orar hasta conocerte, o morir’.  Quince minutos después me quedé dormido.  A eso de una hora y media más tarde llegaron a casa mis compañeros de departamento y abrieron ese closet y me encontraron ahí durmiendo acurrucado, y me estaban mirando como … quiero decir, ¡definitivamente /sin duda alguna, un candidato a consejería!
¿Y saben lo que hice?  Llevé un reloj desperador a ese closet.  Porque, incluso hasta hoy, si no duermo harto, me esforzaré por ir a agarrar los cuernos del altar de Dios e interceder, y [sin embargo] voy a estar roncando a los veinte minutos, y dormiré toda la noche sobre mis /de rodillas y despertaré tullido.

Así que, tomé un despertador y lo ponía para que sonara cada quince a veinte minutos.  Y, a veces, si me quedaba dormido, éste me despertaba … simplemente una hora o algo así, hora y media … dos horas … cada noche … .  ‘Dios, han pasado catorce meses … trece días … No Te conozco exactamente como/en la forma en que quiero conocerte.’

Pero, al final … Dios bendice un esfuerzo como ése.  Y Él llega a ser … más real para uno … Su Presencia, más estabilizadora que ninguna otra cosa que alguna vez uno se pudiera imaginar.  No permitan … que herejes los asusten tanto, que nunca vayan tras su herencia.  Me entristece mucho escuchar a creyentes – y creyentes sinceros- decir algo como esto: ‘¡Oye! /¿Sabes? /¡Qué me gustaría haber vivido en los tiempos de Moisés!, quiero decir, cuando Dios verdaderamente HACÍA algo/cosas’
Entonces vas y dices: ¡Espera un poco! ¡Estamos en el Nuevo Pacto! ¡Este es el fin de los tiempos!  Quiero decir, todo nos corresponde a nosotros.  Bueno -de nuevo- quiero decir esto, porque debo hacerlo.  Mucha gente habla de esta manera, ¡la gran mayoría de los que hablan acerca de lo sobrenatural hoy en día es … es aterradora!, su teología.  No estoy hablando de este … este … del circo que se está llevando a cabo en el nombre del Espíritu Santo, pero no voy a permitir que ellos me arrebaten/roben lo que sé que es la Presencia de Dios.

Acerca de Juan Alberto Florez

¡Proclamando la Palabra de DIOS a los Cuatro Vientos! Simplemente, nuestro propósito es llevar la Palabra de DIOS a los corazónes y mentes de las personas, utilizando los medios más eficientes a nuestro alcance. El internet es una herramienta efectiva para alcanzar a otros con el Evangelio y enseñarles sobre grandes verdades biblicas y desenmascarar la mentira y la apostasia, que esta llevando a muchos a la muerte espiritual. ¡¡JESUCRISTO ES EL CAMINO LA VERDAD Y LA VIDA!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

A %d blogueros les gusta esto: