Canal RSS

Un Momento Para La Verdad. por Dave Hunt.

Un Momento Para La Verdad.  por Dave Hunt.

El 11 de septiembre, América se despertó con las escenas espantosas, transmitidas por la TELEVISIÓN de aviones comerciales que deliberadamente impactaban contra las torres del Centro de Comercio Mundial y contra el Pentágono. La incredulidad y asombro dieron entrada a una pregunta: ¿quién sería capaz de planear diligentemente y realizar una eficaz destrucción y matanza humana? ¿Qué causa podrían convencerlos ciegamente a los individuos educados y cultos a sacrificar su propia vida y las vidas de muchos extraños de esta manera? Según las personas civilizadas estos hombres eran increíblemente fanáticos. ¿Pero eran ellos realmente fanáticos?

Es lícito llamar al líder espiritual de una nación ” fanático”, un hombre reconocido universalmente como representante legítimo de la propia religión? ¿Quien podría conocer mejor una religión que el líder de esa misma religión? Así era el hombre, el ayatola de Irán Khomeini cuando declaró: “¿La más pura y sincera alegría en el Islam es matar y ser matado por Alá”. (1) Esto es fanatismo?

¿Y es permisible llamar al fundador de uno de las religiones más importantes del mundo, fanático? Mahoma que ha matado miles para fundar con sus seguidores y difundir el Islam, han dicho algunos musulmanes: “¿Si alguien abandona la fe, mátenlo… (2) he recibido la orden de Alá, luchar contra las personas, hasta ellos proclaman que no hay Dios fuera de Alá y ese Mahoma es el profeta de ellos”. (3) Mahoma era un fanático? ¿Son fanáticos los que hoy obedecen a la letra respecto de la pena de muerte hacia otros musulmanes (como en Afganistán, en los Emiratos árabes, en Pakistán, en Arabia Saudita y en el Sudán) que por cuestión de conciencia se convierten a otra religión?

¿Necesitamos nosotros una nueva definición de fanático?

Hay algo con un poco de hipocresía en el nuevo modo con que América y el mundo ven al terrorismo. El hombre más sanguinario de la historia, el hombre mas malvado , así como el terrorista de éxito, Yasser Arafat, ha recibido el premio Nobél para la paz y ha sido aceptado como estadista mundial. Arafat es la prueba, para el que lo quiera imitar. El terrorismo paga bien. Las Naciones Unidas, la unión del mundo europeo e innumerables líderes políticos y religiosos lo han apoyado en su terrorismo contra Israel. ¡Arafat y la OLP poseen el registro más grande de desviación (cuatro aviones en una singular operación, ha sido jamás planeada), el número más grande de personas tomadas como rehén al mismo tiempo (300), el número más grande de personas golpeado por arma de fuego en un aeropuerto, el rescate más grande en la vida conseguido (5 millones de dólares pagados por la Lufthansa), el surtido más grande de objetivos (40 aviones civiles cargados de pasajeros, 5 barcos con pasajeros , 30 embajadas u oficinas diplomáticas, más innumerables depósitos de combustible, fábricas, etc…) (4). en lugar de un proceso, en una corte internacional como fue para los jefes de los nazis y servios, las hazañas sanguinarias de Arafat le han procurado el reconocimiento como líder de la paz!

¿En su breve discurso a la nación aquella mañana del 12, el presidente Bush ha declarado que los ataques en Nueva York y Washington han sido “las acciones de guerra”. Mejor dicho son ataques de “jihad” mejor conocido como, (guerra santa). el ha dicho que “la libertad y la democracia habían sido atacada [pero] nosotros no permitiremos que este enemigo gane la guerra a […] cambio de restricción de nuestras libertades”. Es una simple coincidencia el hecho de que la libertad de palabra, de religión, de prensa así como de voto y de conciencia, que nosotros consideramos tan estimados en América, se suprima en cada país musulmán?

¿Quién acepta notar las evidentes relaciones entre esta declaración de guerra contra América y la declaración de guerra contra el mundo entero que en su momento hiciera Mahoma en el séptimo siglo, una declaración que desde ese momento en adelante pertenece al Islam? desde el principio el “jihad” ha sido dirigido por los guerreros islámicos para extender esta religión de violencia y odio. ¡El Islam no cambia. con el levantamiento de las masas, inevitablemente ellos cantan en su” fanatismo”: “Alá es grande! ¡Alá es grande!”

Siguiendo esta acción terrible de “guerra santa” , nuestro presidente y los líderes del congreso han hecho referencia a Dios en varias oportunidades y han invocado su bendición para rastrear al responsable de esta acción infame. ¡El Dios de la Biblia al que se ha referido no es Alá, el Dios de Islam, servido fielmente por los terroristas que han completado el ataque de manera tan fiel! Nosotros podemos estar seguros que los salteadores no eran Cristianos, israelitas o evangélicos. ¡Nunca! El hecho es, simple pero horrible, que sólo la religión islámica puede promover las motivaciones para lo que ellos han hecho. Porque los musulmanes son en gran parte los responsable del terrorismo en el mundo de hoy. hay una razón definitiva y fundamental.

Sería sumamente ingenuo imaginar que los terroristas quieran hacer explotar a Israel, o permitir hacer estallar un avión con la pérdida delas propias vidas y de aquellos otros que lo hacen por un causa encomiable y humanitaria. El valor viene de manera extrema, de una única doctrina, el Islam. Abu-Bakr, el primer califa en suceder a Mahoma (y uno de los pocos al que Mahoma prometió el cielo sin el martirio), el ha declarado que si hubiera tenido ya un pie en el cielo no habría podido estar seguro de la aprobación definitiva de Alá. La única manera para asegurarse ciertamente el cielo es sacrificar la propia vida en el “jihad”. Ciertamente, el suicidio se prohíbe, como matarse a sí mismo. Pero sacrificar la propia vida para matar a los infieles recibe el premio máximo.

¿Y cual es el premio que el cielo da al mártir del “jihad?” La promesa de un edificio de perlas en el que hay 70 residencias; dentro de cada residencia hay 70 moradas y en cada morada una cama en que hay 70 sabanas y en cada sabana una virgen espléndida. El mártir tiene la certeza que tendrá el apetito y la fuerza de 100 hombres por la comida y el sexo. Éste es el sueño fantástico que se inculca a los muchachos musulmanes desde su infancia. Esta sola motivación da un valor incalculable, y una determinación suficiente para entrenar y realizar acciones terroristas con el sacrificio de su vida para traer muerte y destrucción al “hostil de Alá.”

América ha sido llamado “el Grande Diablo” por los líderes musulmanes y por varios países del mundo. Por eso el ataque a América, ha sido el ataque de Alá contra el principal hostil. Los palestinos han bailado por las calles, celebraban la destrucción de América, gritando victoria de Alá. El día antes del ataque la CNN ha mostrado imágenes de niños, de una escuela elemental del Medio Oriente que, como hábito, cantaban muerte a Israel. Sólo el adoctrinamiento del Islam hace posibles tales escenas increíbles del terrorismo y que ellos celebran.

Aunque naturalmente las personas de buena voluntad dudarán en comenzar a culpar a una de las religiones más grandes del mundo, nosotros no podemos permitirnos el lujo de ciertos sentimentalismos. Aun Bush con anterioridad ha considerado al Islam como una religión que ama la paz.

Los desvastántes actos de guerra realizados por los terroristas islámicos contra los Estados Unidos, han sido recibidos por afirmaciones ingenuas del líder de estado, que invitan en fe buena, distinguir entre el terrorismo puesto a trabajar por los grupos extremistas y el mismo Islam que es pacífico. Hay no obstante a favor del uso de la violencia más de cien versos del Corán para difundir Islam. En el Corán, Alá ordena a los musulmanes: “No escojan como aliados a los judíos y los nazarenos [Cristianos] …maten e esos idólatras [no los musulmanes] en cualquier parte los encuentren …combatan a esas personas que no creen en Alá…” (Sural 5:51; 9:5,29,41, etc..). Aunque la mayor parte de los musulmanes serían renuente a obedecer a ciertos mandos, esto es el Islam oficial y eso no se puede cambiar, a menos que se admita que Mahoma fuere un falso profeta y un asesino.

Hace muchos años Steven Emerson produjo para la PBS un excelente film titulado “Jihad En América”. Sus cámaras fueron directamente dentro de los grupos asociadas con las mezquitas en América en la que los jóvenes habían sido alistado para el “Jihad” contra los Estados Unidos. Las cabezas musulmanas habían reaccionado mientras estaban hablando de cómo hacer que América se pusiera de rodilla a través del terrorismo, mientras ellos estaban haciendo estas afirmaciones en sangre fría como lo siguiente de Fayiz Azzam, dijo en Brooklyn en 1989: “Sangre tiene que fluir, deben de existir viudas, huérfanos,; ¡deben amputarse manos y articulaciones y la sangre y los miembros deben ser expuestos en todas parte para que la religión de Alá pueda ponerse de pie”! Si, la religión de Alá es la motivación!

En Kansas, año 1988, otro jefe, que reclutaba santos guerreros islámicos contra los Estados Unidos, se regocijaba de esta manera: “¡Oh hermanos! ¡Después de Afganistán [donde el libre” luchador” musulmán, ayudados por la CIA, habían echado fuera a los soviéticos y establecido el brutal régimen talibán] nada será ya imposible para nosotros! Ya no hay superpoténsia o minipotensia. No importa si nuestro poder viene del credo religioso”! Si, del credo religioso, en particular yo creo del Islam, es la única motivación capaz inspirar este “fanatismo.”

Al principio del video, Emerson que había seguido los rastros del terrorismo internacional durante los diez años precedentes, informó en lo que él ha llamado “red de los extremistas islámicos” en los Estados Unidos. Emerson amonestó con fuerza que “para estos guerrilleros el “jihad” es una guerra santa, una lucha armada para derrotar a los no creyentes, o infieles, y que su propósito último es establecer un imperio mundial,[el mundo] islámico”. no obstante, ha hecho marcha atrás y ha afirmado, de manera increíble que “el Islam como religión no perdona la violencia; sólo los radicales representan una franja de extremista violentos…” Esto no es absolutamente verdad. Ciertos hombres no se vuelven terroristas porque sean árabes o extremistas, pero si porque son musulmanes consagrados. ¿Quién se enfrentará con este dato de hecho evidente?

El resentimiento hacia Israel y la invitación para destruir América por el apoyo que se les ha brindado, eran otros temas fundamentales de los terroristas en el documento. Otro jefe musulmana en los Estados Unidos declara que la colina del Capitolio de Washington es un “territorio ocupado por los Sionista”, que los hebreos controlan el congreso y que los Estados Unidos merecen lo que pasa porque ellos ayudan a Israel. Respecto de los “Santos guerreros islámicos” nombrados, varias veces el film documentaba la manera más clara posible que el Islam es la fuerza que maneja el terrorismo. Sorprendentemente, sin embargo, el narrador y los expertos del contraterrorismo entrevistado declarava que no era necesario darle la culpa al Islam, pero si sólo al fanatismo de ciertos individuos. Por ejemplo, Paul Bremer, el embajador precedente a disposición del contraterrorismo del Departamento de Estado, dijo que “es importante tener una distinción… la mayoría de los musulmanes y los árabes estan en pro de la paz.”

Verdadero es que para la mayoría de los musulmanes bogan por la paz y ellos protestarían a tal punto que se oponen al terrorismo. Nosotros estamos de acuerdo con ellos. En todo caso ¿No tendrían ellos que preguntarse en todo casos, por qué siguen una religión fundada en la violencia y difusa, desde el principio, junto con la espada? Bajo la guía de Mahoma, en el séptimo siglo, millares de árabes (así como hebreos y Cristianos) en la península árabe han sido muertos por el “soldado sagrado”, la fuerza de Islam, por imponer esta religión en el mundo árabe. Seguido de la muerte de Mahoma, muchos han abandonado el Islam pensando ser libre. Inesperadamente, millares de árabes fueron masacrados en las guerras de la apostasía, que han obligado a Arabia a que se vuelva bajo Alá. Partiendo de esta base, Islam se ha extendido en todas parte junto con la espada.

En la radio y la TELEVISIÓN, durante aquel negro martes que nunca podremos olvidar, se ha oído repetir a los hombres de gobierno de buena fe, que tenemos que tener cuidado de no culpar Islam de lo qué han hecho unos pocos fanáticos. No obstante, las acciones terroristas están en obediencia directa a Mahoma, al Corán, a Alá y al Islam. Mientras los musulmanes de nombre (pero no de hecho) rechazan la idea, todos los estudiantes islámicos están de acuerdo en el hecho qué usar violencia, alguna vez sea posible, para difundir el Islam, hasta que no haya conquistado el mundo, ese es el deber de cada musulmán. Nosotros tenemos necesidad de hacernos estas preguntas simples: ¿no es el esfuerzo por imponer Islam la causa de las sumisiones crueles, torturas y matanzas de millones de personas en el Sudán del sur? ¿Él no es Islam la fuerza que maneja las matanzas y las revueltas destructivas hacia los Cristianos en Nigeria, Indonesia, Pakistán y en otra parte? ¿No es el fortaleciendo de las leyes islámicas que eliminan cada derecho civil a esas personas que sufren el gobierno del talibán en Afganistán? ¿Cuál es si no el Islam lo que une a este mundo árabe separado en un odio implacable e irrazonable hacia Israel? Ningún mapa árabe en el mundo admite la existencia de Israel. Es solo la pretensión islámica que quiere a Ismael y no Isaac como niño de la promesa y desea hacer que la tierra santa pertenezca solo a los musulmanes y unir a los árabes en la determinación fanática destruir los hebreos.

Hay una repugnancia natural en aceptar cualquier afirmación que parece ser un ataque dictado por prejuicios hacia una religión a la dimensión mundial. Es el miedo de tal prejuicio que impide al mundo mirar a la cara de la realidad. ¿Pero es un prejuicio afirmar algunas cosas evidentes? No, no lo es — pero es difícil admitir que el Islam es una religión violenta y las personas que lo practican ellos no son extremistas o fanático en el sentido común de estas palabras pero discípulos honrados de Mahoma.

El mundo ha estado de parte del Islam en la demanda injusta de la tierra de Israel que es llamada hoy de manera no apropiada “Palestina”. Esta tierra prometida fue a Israel, el Dios de la Biblia, ha estado ininterrumpidamente ocupado por los hebreos en los últimos 3000 años, y éste ha sido el único pueblo con el que se hizo así. En reconocimiento a este hecho histórico innegable, toda la “Palestina” sería dada a los hebreos como territorio nacional en base a un decreto de la Sociedad de las Naciones en 1917. Pero los hebreos fueron directamente traicionado por la administración británica de aquel mandato (y el fin del imperio británico puede fecharse en esa traición); la tierra fue dividida entre Jordania, Siria, Líbano, etc… Ahora Israel se ve acusado de ocupar una tierra que de hecho ha sido de ellos durante 3000 años. Los” palestinos”, últimas en llegar, han sostenido en el mundo la mentira que los quiere como los verdaderos dueños de esta tierra. El resultado es que el terrorismo no sólo no se efectúa ya contra Israel, pero ahora, visto los últimos actos también contra los Estados Unidos para hacer presión y obligarle a Israel abandonar una tierra que pertenece ellos por ley y extender Islam en el mundo.

Hemos llegado a un momento crucial: la verdad podría triunfar si el mundo pudiera aceptar que los terroristas no son fanáticos pero los fundamentalistas musulmanes y los devoto que siguen su religión de manera sincera. Esta admisión podría traerles nuevas simpatías a los musulmanes de cada nación entrampados en este sistema de manera trágica. La verdad podría poner en embarazos a las naciones musulmanas y rasgar las cortinas islámicas permitiendo la libertad de cruzar los encierros de estas naciones. Podría ser un día de evangelización para el mundo en que sería el amor y la razón y no la fuerza, permitir a cada persona determinar la fe que abrazará con el corazón.

Roguemos por esto.

Acerca de Juan Alberto Florez

¡Proclamando la Palabra de DIOS a los Cuatro Vientos! Simplemente, nuestro propósito es llevar la Palabra de DIOS a los corazónes y mentes de las personas, utilizando los medios más eficientes a nuestro alcance. El internet es una herramienta efectiva para alcanzar a otros con el Evangelio y enseñarles sobre grandes verdades biblicas y desenmascarar la mentira y la apostasia, que esta llevando a muchos a la muerte espiritual. ¡¡JESUCRISTO ES EL CAMINO LA VERDAD Y LA VIDA!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

A %d blogueros les gusta esto: